Cuando personalizar un empaque es mucho más que eso 

Hoy en día, a la elección del empaque debe “atar” varios objetivos de la mano: se trata de proteger el producto, economizar costos y también evitar el desperdicio de material y proteger el medio ambiente. ¿Todo esto junto es posible? Si claro. De eso se trata cuando hablamos de empaques personalizados.

Desde Ironpack, te contamos en esta nota. Decir “personalizar” un empaque es decir “diseño a medida”,es decir, concebido por y para exclusivamente ese producto u objeto. Ahora bien, ¿cuáles son las implicancias de esto? Preguntárselo parece que nos lleva a una respuesta de obviedad, y sin embargo, si uno empieza a buscar las respuestas, recupera la importancia.

Al trabajar con un producto personalizado, lo que hacemos es reducir la cantidad de materias primas utilizadas, y en consecuencia,también el desperdicio posterior, una vez que el objeto llegó a destino y que no precisamos más del embalaje.También significa que alcanzamos una óptima eficiencia en el diseño y preparación del empaque, reduciendo el impacto ambiental que implica todo proceso productivo. Por ejemplo, un diseño particularizado nos ayuda a eliminar los dobles envases o empaques, que a veces se usan para reforzar.

Por último, también reducimos el espacio y el volumen requerido en el medio de transporte que lo va a trasladar, minimizando no sólo los costos sino también las emisiones de CO2, al demandar menos viajes.

Por lo tanto, es nuestro deber, informar y capacitar a los clientes acerca de todos los beneficios que significa elegir bien un empaque. Por eso,personalizar el diseño de un empaque es MUCHO MÁS que “sólo” personalizar el diseño.