Empaques: cómo lograr un diseño "10"

Tal como mencionamos en otras notas, el diseño del empaque debe contemplar como dos aspectos cruciales la logística y el almacenamiento. Es decir que una vez que se advirtieron las medidas necesarias para que el embalaje cumpla el objetivo de resguardo del producto, se debe atender al otro aspecto práctico, vinculado con la manipulación y traslado de dicho objeto.

En este sentido, considerar no sólo que resulte cómodo y seguro para quienes vayan a transportar la caja, sino también en su guardado. Es importante optimizar el uso del espacio, ya que la mayoria de los comercios no cuentan con grandes superficies para el almacenamiento.

El diseño del empaque también es clave y aquí se deben tener en cuenta dos aspectos: el embalaje interno y el externo. El interno debe cumplir con la función de contener el objeto. Es decir, la estética no es su principal objetivo. Por eso, en Ironpack trabajamos con diseños personalizados y a medida, que permitan el resguardo del producto, evitando movimientos durante el traslado. Solemos decir que si se mueve, se rompe. La espuma de polietileno, como materia prima, cumple con las características de resistencia además de proteger contra la humedad.

El empaque externo también debe resguardar el producto, pero además debe contener toda la información necesaria para su identificación. La sección externa es la que puede cumplir con los objetivos de un packaging atractivo. Sin embargo, es conveniente jerarquizar la información y poner al alcance de la vista aquella que resulta fundamental para su cuidado y manipulación.

De esta manera, con un empaque adecuado, se puede obtener una ventaja competitiva en toda la cadena de comercialización de su producto.