Preguntas fundamentales al diseñar un empaque

El resguardo de un producto es nuestra prioridad si lo que buscamos es que llegue a destino no sólo sano sino también en término. En otro post, desde Ironpack les comentamos la influencia que tiene un embalaje en la logística y traslado de un objeto.

En esta nota, les proponemos hacerse una serie de preguntas al solicitar el diseño de un embalaje personalizado para tener en claro cuál es la función y uso que queremos asegurar.

1. ¿Cuál será su contenido?
Al determinar cuál será el contenido, empezamos a abrir capítulos y cerrar otros. Así, podremos saber cómo será la forma, el material e incluso el peso.

2. ¿Con qué material se debe fabricar?
Todo embalaje está planteado desde su función principal como un medio de protección para su contenido: debe no sólo resguardar el producto y anticiparse a golpes o caídas, sino también facilitar la manipulación. En este sentido, debemos saber que no todos los materiales responden de la misma manera. En Ironpack proponemos trabajar con espuma de polietileno que no sólo ofrecen las características de resistencia sino también de impermeabilidad.
Esta materia prima también convive muy bien con alimentos, ya que otros materiales por ejemplo tienen reacciones con el producto que envuelven.


3. ¿Qué capacidad tiene el empaque?
En muchos casos, una vez que tenemos el empaque nos llevamos la sorpresa de que no sirve para el producto: sobra o falta espacio. Esto sucede porque se tarta de un empaque "estereotipado", que no fue diseñado de manera personalizada al contenido.
En Ironpack trabajamos con embalajes que se diseñan exclusivamente para el objeto que deben contener, y sólo de esta manera uno se asegura no sólo que el producto quedará ajustado perfectamente al empaque, sino también que quedará inmovilizado y por lo tanto, protegido.

4. ¿El empaque irá sólo o acompañado con otro empaque?
También es crucial conocer este dato, ya que en la mayoría de los casos, además de diseñar un empaque acorde al producto, se debe tener en cuenta un embalaje adicional, como por ejemplo una caja. Es necesario manejar esta información, ya que el diseño personalizado permite que todo encaje como debe ser.