Imprescindibles de un embalaje seguro y eficiente

“Nadie se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde”, dice una frase muy popular. Y seguramente esa es la reacción general cuando recibimos un envío en mal estado, con roturas o daño. 

Especialmente en aquellos casos en los que los paquetes van a recorrer largas distancias, es de gran importancia la preparación previa del material. Desde Ironpack te vamos a contar qué tener en cuenta para un empaque perfecto.

embalaje externo

Pensar en el embalaje interno y en el externo

En Ironpack trabajamos con espuma de polietileno para brindar protección personalizada a aquella mercancía que se desea proteger. Este material protege tanto de golpes y abolladuras, como del agua.

En primer lugar trabajamos con muestras que se realizan acorde a cada producto. Pero de nada sirve contar con una protección a medida, si el empaque externo no fue previsto. Es por eso que al momento de diseñar e embalaje interno, siempre aconsejamos conocer de antemano cuál será el empaque externo: de esta manera, el primero se diseña no sólo según el objeto a proteger, sino también considerando las dimensiones de la caja o recipiente contenedor de la mercancía. La idea es que no queden huecos ni lugares vacíos que luego puedan abollarse y dañarse.

Elección del embalaje externo

También es importante pensar en un embalaje externo que pueda ser fácil de manipular. Además, si se trata de una casa, muchas personas refuerzan las esquinas con cinta adhesiva ancha.

Embalaje interno

Identificación
Por último, también es necesario colocar las indicaciones necesarias en el embalaje externo tanto para poder identificar con rapidez el destinatario y lugar de envío, como para que quieren realizan el traslado puedan saber cómo colocar el paquete. Las indicaciones de “frágil”, “este lado hacia arriba” o cualquier otra que sea necesaria para salvaguardar el producto son muy útiles. Si bien no son una garantía única de protección, al menos si colaboran en el trato que se le da al paquete.