La importancia del empaque en el cálculo de costos

Cuando se piensa en la venta de un determinado producto, en su proyección siempre se incluyen numerosos análisis de costos: desde materia prima, insumos utilizados, manos de obra, packaging, entre otras cosas. Un aspecto no menor de ese cálculo es el embalaje o empaque, que se ocupará nada más ni nada menos que de la protección del producto hasta que llegue a su destino. Desde Ironpack te contamos qué tener en cuenta respecto al empaque.

Es preciso que se trate de un embalaje personalizado para lograr la protección adecuada de nuestro producto, pero también es muy importante conocer cuál es nuestro stock disponible de productos, de modo que también podamos tener una cantidad similar. Un error muy frecuente es que ambos no vayan de la mano, y ante la urgencia de tener que hacer un envío, el producto sale sin empaque. ¿Y entonces? Nos arriesgamos a arruinarlo y romperlo.

Otra de ventaja de considerar el empaque desde el comienzo es la disminución de su costo: pedir en cantidad y con tiempo sin dudas es mucho más económico que hacerlo a último momento, con urgencia y pocas unidades.

Si el empaque no es eficiente al producto y apelamos a cualquier embalaje que “tenemos a mano”, entonces seguramente necesitaremos más gente para embalar, armar y organizar el producto.

Por otro lado, si debemos almacenar nuestros productos, el embalaje “a medida” no sólo es una cuestión de preservar a aquel, sino también una cuestión de lugar: si ocupa más lugar del que debería, estaremos pagando más espacio (por ejemplo necesitaremos una bodega o galpón mayor).

En la distribución, el volumen tiene incidencia en el costo. Si el empaque no resulta acorde, ocupará mayor lugar y requeriremos de más cargas y quizás incluso de más gente para ayudar con la carga y descarga. Para eso, resulta óptimo adecuar el empaque al producto que queremos trasladar.

Entonces, después de revisar estos puntos, podemos concluir que el empaque no es “un mero embalaje” ni un simple protector del producto: es toda una estrategia que impacta en nuestros costos y que debe ser planificada si buscamos lograr la eficiencia en lo comercial.